2 2659 3050

Lun - Jue: 9:00 a 19:00 hrs
Viernes: 9:00 a 17:00 hrs

600 5719 300

Primera consulta gratis

+569 4252 8377

Escríbenos por WhatsApp

2 2659 3050

Lun - Jue: 9:00 a 19:00 hrs
Viernes: 9:00 a 17:00 hrs

600 5719 300

Primera consulta gratis

+569 4252 8377

Escríbenos por WhatsApp

Personas

La Ley Nº 20.720 no contempla requisitos en ese sentido, por lo tanto, se puede iniciar un procedimiento de liquidación voluntaria (quiebra) desde el momento en que toma conocimiento de que no podrá cumplir con el pago de sus deudas.

Por ley no existe un monto mínimo para declararse en quiebra, sin embargo, los tribunales estiman necesario que el monto de sus deudas haga imposible su pago. Sin embargo, deberían ser superiores a 5 millones, eso en consideración a la jurisprudencia de los tribunales de los procedimientos que son aceptados, ya que si son montos menores el tribunal considerará que la persona no se encuentra en una situación de insolvencia tal que haga imposible el cumplimento de sus obligaciones.

Por supuesto, el procedimiento de liquidación voluntaria consiste en la entrega de todos sus bienes con el fin de pagar la totalidad de la deuda: cualquier saldo que quede pendiente se extingue para todos los efectos legales. 

Claro, sin problema, todo aquel que tenga deudas se puede declarar en quiebra, aunque sea dueña de casa y no tenga ingresos, sólo debe entregar sus bienes para poder pagar la totalidad de sus deudas.

No, la ley contempla la exclusión de los bienes de terceros, por lo que sus padres deben hacer una declaración jurada indicando que usted vive en calidad de allegado (Individualizando los bienes que les pertenecen).

Se puede presentar un Recurso de Protección, ya que se está vulnerando un derecho. La Ley 19.628 sobre Protección de la Vida Privada dispone que los registros públicos o privados que publican información acerca de deudores no podrán comunicar la información relacionada con las obligaciones de carácter económico, financiero, bancario o comercial en cuanto las obligaciones hayan sido extinguidas legalmente.

Claramente, la ley no contempla como impedimento el hecho de que la persona haya emitido boletas de honorarios para someterse a un procedimiento de liquidación voluntaria (quiebra).

Cuando ve que es imposible pagar sus deudas,  que es imposible llegar a un acuerdo con sus acreedores que pueda cumplir y cuando esté dispuesto a entregar todos sus bienes con el fin de que esa entrega voluntaria pague la totalidad de las deudas que tiene.

Por supuesto, el fin del procedimiento de liquidación voluntaria (quiebra) es precisamente que la persona, al hacer entrega de todos sus bienes, pague todas sus deudas y con ello pueda salir de todos los registros de morosidad, como DICOM, Boletín Comercial, CMF, con el fin de poder rehabilitarse financieramente y poder ser sujeto de crédito nuevamente.

 El informe de deudas de la Comisión para el Mercado Financiero (CMF) es un documento en el que se pueden ver todas las deudas que tiene una persona, ya sea esta natural o jurídica, con aquellas entidades que están sujetas a la fiscalización de la CMF. En ese informe existe la posibilidad de que no se vean reflejadas todas sus deudas, sino sólo aquellas que están sujetas a esa fiscalización por parte de esa entidad.

La renegociación es un procedimiento administrativo y gratuito que establece la Ley    20.720 para las personas naturales que cumplan con ciertos requisitos para someterse a él. Este procedimiento se desarrolla en la Superintendencia de Insolvencia y Reemprendimiento, quien actúa como facilitador. El objetivo es acordar con los acreedores mejores condiciones de pago, ajustándose a sus ingresos.

El Oficio Circular SIR N.° 4 26/01/2018 de la Superintendencia de Insolvencia y Reemprendimiento señala que las siguientes deudas no podrán ser renegociadas:

a) Obligaciones en que el solicitante de renegociación tenga la calidad de fiador, codeudor o aval y no de deudor principal.

b) Pensiones alimenticias atrasadas o futuras

c)Compensación económicas acordadas en las causas de divorcio.

d) Cotizaciones previsionales de los trabajadores que hubieren estado bajo dependencia de la persona que solicita la renegociación, y sus propias cotizaciones

e) Multas impuestas por los órganos de la administración del Estado, y aquellas de origen jurisdiccional que no provengan del incumplimiento de obligaciones contractuales

f) Obligaciones provenientes de créditos con aval del Estado que no sean aun exigibles.

Uno de los requisitos para acceder a la renegociación es tener dos o más deudas vencidas por más de 90 días. Por consiguiente, si usted cumple con estas dos deudas vencidas por más de 90 días y las otras deudas están al día no hay problemas para someterse a este procedimiento.

Los requisitos para renegociar están contemplados en la Ley 20.720 y son los siguientes:

 

a) Tener 2 o más deudas vencidas:

 i.Por más de 90 días corridos,

ii.Actualmente exigibles,

iii. Que provengan de obligaciones distintas, y

iv. Que sumen en total más de 80 Unidades de Fomento.

b) No debe haber sido notificada de una demanda de liquidación forzosa o de cualquier otro juicio ejecutivo iniciado en su contra, que no sea de origen laboral.

c) Ser Persona Deudora. Para efectos de la Ley 20.720 es persona deudora el trabajador con contrato de trabajo (que no emite Boletas de Honorarios), cesante, jubilado, etc.

Quedan excluidos: Toda persona jurídica privada, con o sin fines de lucro, y toda persona natural contribuyente de primera categoría o del número 2) del artículo 42 del decreto ley Nº 824, del Ministerio de Hacienda, de 1974, que aprueba la ley sobre impuesto a la renta.

El embargo en los procedimientos concursales no procede. El término adecuado es incautación, ya que esta la realiza el liquidador concursal y puede ocurrir:

 

  • Cuando se rechaza el Acuerdo de reorganización, por lo que pasa a una liquidación forzosa, en la que se produce el remate de los bienes de la empresa.
  • Cuando se llega a un Acuerdo de reorganización, pero se incumple, por lo que dentro de un año, cualquier acreedor, puede solicitar el incumplimiento y una vez declarado ese incumplimiento se da inicio al procedimiento de liquidación forzosa de la empresa, en cual se rematarán los bienes para pagar la totalidad de las deudas.

Si, la Ley de Insolvencia y Reemprendimiento Nº 20.720 no contempla inconvenientes alguno para que las personas jubiladas puedan declararse en quiebra. 

No obstante, debe tener en consideración que deberá cumplir los demás requisitos exigidos por la ley, los que deben necesariamente ser evaluados por un abogado.

WhatsApp chat