Formas de violencia intrafamiliar y cómo actuar ante esta situación

La violencia intrafamiliar se refiere a cualquier maltrato que afecte la vida o la integridad tanto física como psicológica de una persona que pertenezca al entorno familiar del agresor, bien sea por consanguinidad o afinidad.

Aunque a veces puede ser imperceptible por ausencia de marcas físicas, todo tipo de violencia puede traer consecuencias graves a la víctima a corto, mediano y largo plazo; por eso es sumamente importante actuar a tiempo y acudir a la justicia, antes que un problema menor, pero cotidiano trascienda.

Violencia intrafamiliar ¡detéctala a tiempo!

La violencia va más allá de golpes y otros tipo de agresión física. Los insultos, acosos y cualquier otro tipo de agravio verbal es considerado violencia intrafamiliar.

¿Quiénes pueden considerarse víctimas de maltrato intrafamiliar?

Todo aquel que tenga parentesco con el agresor o su cónyuge / conviviente en línea recta o colateral hasta tercer grado. Esto incluye: cónyuge o conviviente actual o en calidad de ex, padre o madre de hijos en común aunque no haya existido relación formalizada o de convivencia, padres, hijos, abuelos, nietos, hermanos, sobrinos, tíos, adulto mayor o discapacitado que esté bajo dependencia o cuidado de uno de los integrantes del grupo familiar mencionado.

Te puede interesar: ¿Cuáles son los tipos de divorcio?

Sanciones para los agresores

La persona que realice violencia intrafamiliar será castigada con una multa de 15 unidades tributarias mensuales (UTM), este dinero será a beneficio del gobierno regional que sea domicilio del demandante y será destinado a los centros de atención a víctimas de violencia intrafamiliar de esa región.

No obstante, adicionalmente deberá cumplir con una sentencia dictaminada por un juez del juzgado de familia. Dicha sentencia puede ser:

  • Abandonar obligatoriamente el hogar que comparte con la víctima.
  • Orden de alejamiento hacia la víctima, su domicilio, lugar de trabajo, de estudio y a cualquier otro al que concurra o visite con frecuencia. En caso de trabajar o estudiar en el mismo lugar, se instará al empleador o director de la institución a que tome medidas de protección y resguardo hacía la víctima.
  • Prohibición de tenencia y porte de armas, en caso de poseerlas, se aplicará el comiso de las mismas.
  • Si el agresor comete infracción a alguna de estas medidas, será motivo para realizar una sanción penal o arresto en su contra hasta por 15 días.
  • Asistir obligatoriamente a programas de terapia u orientación familiar.

Delito de maltrato habitual

La violencia física o psíquica que sea frecuente o habitual contra personas protegidas por la ley de violencia intrafamiliar es conocido en la ley como delito de maltrato habitual. Es determinante que los actos de violencia sean habituales para ser catalogados de esta manera.

El castigo para el delito de maltrato habitual varía y puede llegar a los 3 años de prisión, a menos que el hecho sea considerado de gravedad. En ese caso, se aplicará la pena asignada a los delitos considerados graves.

Medidas de protección para las víctimas

Los tribunales de justicia penal pueden adoptar medidas cautelares con el objeto de proteger a las víctimas, mientras que un tribunal de familias adopta todas las medidas necesarias para poner fin al caso de violencia intrafamiliar y dar mayor protección a las víctimas.

El tribunal deberá atender especialmente y dar celeridad a los casos en que la víctima se encuentre embarazada, sea una persona con discapacidad o tenga alguna condición que lo haga vulnerable.

Además, se considera como situación de riesgo inminente los casos en que un adulto mayor, dueño o poseedor de un inmueble que lo ocupa para residir, sea expulsado o relegado a zonas secundarias o se le limite el desplazamiento en el interior del lugar.

Puedes leer: Régimen de visitas de los hijos: ¿Cómo regularlo?

¿Qué hacer ante una situación de violencia intrafamiliar?

Lo primero que debes hacer es llamar a carabineros para frenar los actos de violencia, posteriormente ir a sus oficinas o a la policía de investigaciones (PDI) para que acojan tu denuncia y te brinden la orientación de los próximos pasos a seguir.

Al realizar la denuncia, los cuerpos de seguridad la remitirán al juzgado de familia. Si lo prefieres, puedes ir directamente a uno de estos juzgados y realizar la denuncia ahí. Los casos serán analizados por los tribunales de familia, quienes iniciaran el juicio por violencia intrafamiliar.

En Grupo Defensa también estamos a tu disposición, para brindarte la asesoría que necesitas y ayudarte a salir de cualquier caso de violencia intrafamiliar que estés viviendo. Contáctanos o visítanos en cualquiera de nuestras oficinas desde Arica a Punta Arenas, estamos para ayudarte.

WhatsApp chat